No te tapes la nariz

lunes, 23 de enero de 2012

UN PLAN DIFERENTE

Este fin de semana hemos hecho un plan especial:

Hemos cogido el coche y nos hemos acercado hasta el Museo Balenciaga ubicado en Getaria a no muchos kilómetros de Irun (mi ciudad).

No es que sea una apasionada del mundo de la costura, ni tampoco una fanática de la moda, pero creo es una visita obligada, al menos para la gente que vivimos relativamente cerca.

¿Que si me ha gustado? Sí...creo que sí. 
No me ha entusiasmado porque no soy experta en la materia y realmente no aprecio los pequeños detalles de cada traje, pero he de admitir que había muchos que visualmente eran espectaculares. No os puedo hablar de la técnica (para éso están los expertos que obviamente, hace mucho dieron su veredicto).

Lo que más me ha llamado la atención han sido los bordados, las pedrerías y los encajes. ¡Una pasada!
Se ve que en cada pieza hay mucha dedicación, mimo y horas, muchas horas de trabajo.

Me ha gustado mucho la forma de enseñarnos cada traje. No hay ningún maniquí, y el soporte de cada uno es invisible, así que parece que las obras están suspendidas (cómo si el hombre invisible se vistiera de Balenciaga).
Cierto es que para  mi gusto fallaba la iluminación y por ello hay detalles que se escapan. Los diseños con materiales negros a veces pasaban desapercibidos porque no se dejaban ver bien. Un poco más de luz hubiera estado bien, algunas obras estaban poco iluminadas, demasiado oscuras.

El edificio: Grandioso. Muy espacioso, con un diseño arquitectónico super moderno, minimalista y espectacular.

Lo bueno de la exposición es que es muy amena. Ligera. Rápido de ver, sin tiempo de aburrirte. Así que si no te interesa mucho el mundillo de la moda no importa demasiado, también te puede gustar la expo.

Así que sí. Puedo decir que merece la pena ir a visitar el Museo Balenciaga y de paso, conocer mejor Getaria, el pueblo dónde nació dicho artista y dónde ahora se encuentra su obra más grande.

Aquí os dejo algunas de sus obras (cogidas de su página web) ya que está totalmente prohibido sacar fotos dentro del museo.

Un buen plan para hacer algo diferente:








 




9 comentarios:

Itziar Estebanez dijo...

Que buen plan! Ni ere Balenciagaren museoa bisitatzeko gogoa dut. Baditu zenbait txaketa eta beroki korte japonesa dutenak, globo formarekin... asko gustatzen zaizkit. Denbora eukita corte y confección kurtsora berriro apuntatuko nintzen...

Calabaza Espaik dijo...

que suerte de plan!ojalá estuviesemos más cerquita, que nos apetece mucho ir!
que intrigadas estamos con tu nueva idea=)

HannaSullivan dijo...

hola Amets, que ganas tengo de ir a verlo!!

Blesstheit dijo...

Un plan diferente y perfecto para hacerlo el fin de semana. Ya sabes que a mí me encantó, es especial y el edificio es precioso. Yo estoy deseando volver. Un muxu guapa

Marian dijo...

Hola guapa..ya sabes que a mi me apetece mucho ir a visitarlo,tengo muchas ganas,me encantan esos trajes,son divinos,me pondria sin dudarlo cualquiera de ellos,nuestro plan de museo fue distinto pero tambien"espectacular",estuvimos en el Bellas Artes de Bilbao viendo Antonio Lopez....no me decepciono,vale la pena.
Un muxu.

Isabel Bianchi dijo...

Hola guapa!! Yo estuve en verano y me encantó! Coincido contigo en que falla la iluminación! Es cierto que lo hacen para conservar bien los trajes (y también para que no se aprecien las imperfecciones, rotos... por el paso del tiempo), pero un poco más de luz no hubiese estado de más! Había veces que te tenías que pegar al cristal para conseguir ver el traje! jeje! Per en fin, que merece muuucho la pena!! Y el pueblo, precioso!! Y que bien se come!! jeje!!
Besitos!
MY LITTLE SUEDE SHOES

Xarlem Creations dijo...

amets!!!! yo todavía no he ido y eso que lo tengo super cerca!!!

oye, estoy intrigada con la idea que comentaste en el anterior post!! qué será qué será...

www.xarlemcreations.blogspot.com

Virginia dijo...

El año pasado hubo una exposición de diseños de Balenciaga en el museo de Bellas Artes de Bilbao. Fui a verla y me encantó. Así que estoy deseando visitar el museo y de paso dar una vueltilla por la costa gipuzkoana que siempre merece la pena.
Un beso.

Sole SIlbando dijo...

Es un plan que tengo en mente y por una cosa o por otra, nunca consigo hacer. Ahora que parece que el frío llega, gracias por recordármelo. Como bien dices, creo que es una visita obligada para los que vivimos cerca, aunque no te apasione la moda (a mi tampoco demasiado.
Feliz lunes!