No te tapes la nariz

jueves, 12 de abril de 2012

Obrigado Lisboa (2º parte)

...y sigo con mi historia con Lisboa (¿aburro?...¡siempre podéis ir directamente a ver las fotos!)

El cielo: afortunadamente en estas fechas que hemos ido nos ha hecho bastante bueno. Quitando una tarde que nos llovió un poco, el resto lució un sol resplandeciente, con lo cúal, tuvimos la suerte de poder ver el azul intenso dibujado en el cielo. Pero lo bonito no era tan sólo el color, sino las nubes gordas, "acolchaditas" y blancas (a veces grises) que se formaban contrastando un poco el panorama.
No sé...no me suelo fijar demasiado en el cielo, pero en Lisboa, cómo que se ve mucho; es cómo una fotografía horizontal que tiene más cielo que suelo. Descompensado.

Pero sin lugar a duda algo que nos dejó con la boca totalmente abierta es el mercadillo. Si vais a Lisboa sí o sí tenéis que ir al "Mercadillo de la Ladrona" que se celebra los sábados desde la mañana hasta la tarde. Es asombroso. ¡Mira que he visto mercadillos! Pues bien, puedo decir que éste es uno de los mejores que he visto y todo debido una vez más a su autenticidad: objetos viejunos a más no poder. Os podéis encontrar de todo allí. Lo más curioso es que los puestos lo ponen personas de a pie con cachibachetes inverosímiles: mandos a distancia que valen para televisiones de mi bisabuelo, cepillos de cuando "reinaba Carolo", broches de señoras que vete tú a saber dónde están, vinilos que no conoce ni mis aitonas...

De verdad, es una cita obligatoria si os gustan las cosas antiguas y gastadas.

Por último, os voy a dar un consejo muy importante: aunque esta ciudad no es muy grande, creédme cuando os digo que se "patea" muchísimo y que es muy cansado ya que todo son cuestas y cuestas muy empinadas ( me río de las de San Francisco. Vale, aquí me he pasado) . Personalmente me parece mucho más cansado bajar las cuestas con tanta pendiente que subirlas. Además, las calles están adoquinadas, lo cúal dificulta mucho el andar con tacones (que ya ví a alguna sudando la gota gorda). Yo afortunadamente llevé unas playeras bien cómodas las cuales me facilitaron las caminatas. Por lo tanto, llevad calzado cómodo. Es muy importante.

Y ahora sí, me despido de este post pero no sin antes contaros una cosa que me ha parecido realmente curiosa: las cucharillas. En todos los bares a los que íbamos las cucharillas que nos ponían era muy muy pequeñitas y ligeras. Gastadas y muy usadas. Rayadas. De éstas que puedes doblar con las manos (mejor dicho, con una única mano).

Por éso, termino diciendo que Lisboa es cómo sus propias cucharas: pequeñita, viejita, usada, desgastada, sucia, pero que si te llevas su esencia a la boca, te deja un buen gusto y una mejor sensación.

Obrigado, Lisboa.



7 comentarios:

Julia F. S. dijo...

¡Me encanta Lisboa! Obrigado, que luz estas fotos, muy bonitas por cierto. Ya me hubiera gustado estar en ese mercadillo, q envidia, aunque ahora me va a tocar ver muchos, me piro a London!!! Un beso

CUP OF COUPLE dijo...

nunca me aburriria nada que tenga que ver con Lisboa! es una ciudad preciosa!

G

Isabel Bianchi dijo...

Que bonita ciudad!! Me encantaría conocerla!!
Sí que tiene una luz espectacular!!
Me ha gustado mucho tu última frase! Tan poética!!
Un besazo!
MY LITTLE SUEDE SHOES

Isabel Bianchi dijo...

Por cierto, una duda técnica: Como haces para que tanto las fotos verticales como las horizontales tengan la misma anchura? Quiero que me aparezcan así en mi blog pero no lo consigo!! argggg!! Please, help me!! :))

LoQueVen dijo...

Que fotos mas preciosas! Yo estuve hace muchos aos, viendo las fotos me doy cuenta de lo mucho que me apetece volver, y de paso ir al mercadillo jejeje.
Un beso.

*** KITSCH *** dijo...

Me ha encantado este paseo virtual por Lisboa, buenos consejos, lo del mercadillo me lo apunto, estoy deseando ir por allí!

Las fotos son increibles!

http://mykitschworld.blogspot.com.es/

Núria dijo...

como me gusta Lisboa!!! yo únicamente he estado en invierno pero en primavera debe de estar espectacular. Has sacado unas fotos preciosas.